Posts Tagged ‘campeón’

PEÑAROL ES UNA RELIGIÓN

Febrero 11th, 2017

Como viejo hincha de Peñarol, no solo estaba acostumbrado a verlo ganar, sino a verlo ganar con una mística, el Peñarol que yo acostumbraba a ver, el Peñarol Campeón del Siglo, era más que un cuadro de fútbol.

Creo que uno de sus grandes Presidentes, Washington Cataldi[1], lo definía muy acertadamente: decía que Peñarol era una religión. Y creo que tenía razón, el Peñarol de otros tiempos no eran solamente sus jugadores, su cuerpo técnico, sus dirigentes, sus hinchas, tenía algo intangible que lo hacía diferente.

Cuando entraba a la cancha aquel Peñarol capitaneado por el Tito Goncálvez, con la camiseta de manga larga y al son de “Dale, dale los peñaroles”, se sentía olor a victoria y los rivales también lo respiraban.

Ahora todo eso se perdió, el Peñarol actual es un equipo de fantasmas sin alma ni rumbo, que deambula en una cancha de fútbol disfrazado de jugadores de Peñarol.

Parece que los actuales dirigentes no se han percatado de la importancia ni de la esencia de la mística, piensan que con la construcción de un Estadio (que fue algo muy importante) van a venir los triunfos, que eso es más importante que defenestrar a Begoechea y a Pacheco de la manera que lo hicieron, no se puede hacer eso con dos jugadores que forman parte del patrimonio intangible de Peñarol (Zalayeta dio una señal que debió ser captada por la directiva), pero en realidad lo del Estadio suena más a la construcción de un ataúd de lujo que a otra cosa.

Peñarol tiene que jugar con un marcador de punta derecho con el número cuatro, y de ser posible que su apellido sea González, tiene que tener punteros veloces como Ghiggia, Borges, Abadie, Cubilla, Joya, Quevedo, Ramos, Alzamendi o Vargas[2] (también se podría citar a Estoyanoff), o caudillos como Obdulio, Goncalvez, Olivera, Gutiérrez o Trasante, y dirigentes de la talla como Cataldi o Güelfi, si no, no se consigue un Peñarol con mística.

Es necesario rescatar los valores intangibles que hacen de Peñarol una religión y no una banda de inadaptados sociales capaces de cometer cualquier tipo de tropelías.

 

 

 

 

 

 

 

[1]  Para tener una idea de las dimensiones de Cataldi como dirigente se puede citar al entonces Presidente de Boca Juniors de argentina por aquel entonces que dijo “Si hubiera pases de dirigentes como de jugadores, yo lo compraría a Cataldi”.

[2]  El Polilla da Silva, en su segunda vez como técnico de Peñarol, en una conferencia de prensa, dijo que uno de los problemas de Peñarol era que no tenía jugadores rápidos, que el único que tenía era el argentino Luque. Pero nunca lo puso. Recuerdo que cuando Bengoechea era Director Técnico, una vez hizo jugar juntos a Luque y Palacios (que también era rápido), fue una exhibición de fútbol como hacía años no brindaba Peñarol. Al otro día, en un diario capitalino, lamentablemente no recuerdo cuál fue, ni el periodista que lo escribió, se publicó un artículo titulado, más o menos así, “Ganó a lo Peñarol” y aclaraba que no era eso de ganar en los últimos minutos, sino que ganó jugando como el Peñarol campeón de todos los tiempos, con punteros veloces jugando abiertos sobre la raya, algo que parece que se olvidó.

tags: , , , , | categories: Opinión | Comentarios desactivados en PEÑAROL ES UNA RELIGIÓN

GARRINCHA, A ALEGRIA DO POVO

Diciembre 18th, 2012

Cuando cursaba preparatorios, con mis compañeros de clase habíamos formado un grupo de viaje, con el cual fuimos a San Pablo, Brasilia y Río de Janeiro.

En San Pablo nos hospedamos en el Estadio de Pacaembú y casi todas las noches habían partidos por la Copa Río-San Pablo, los brasileros eran campeones del mundo en esa época así que, gratis, pude ver fútbol profesional de primer nivel y disfrutar unos cuantos partidos, me acuerdo de haber visto a Zito, Gilmar y de Sordi, pero pese a ver jugar al Santos no vi a Pelé, también recuerdo un partido entre Corintians y Flamengo que terminó cinco a cuatro, al cual hace poco lo vi en la televisión. Fue la primera vez que vi que los arqueros no reventaban la pelota con el pie y la pasaban con la mano, en general a los marcadores de punta.

Después fui a Río de Janeiro, allí no me hospedé en Maracaná, así que no tuve franquicias para ver fútbol, pero si tuve la oportunidad de ir al Estadio. Fue un partido entre Botafogo y Flamengo, en Botafogo jugaban los campeones del mundo Nilton Santos, Zagallo y Garrincha, también jugaba como arquero de Botafogo Manga, que luego militó en Nacional de Montevideo y era un arquerazo (aunque no tan bueno como Mazurkiewicz), pero no jugó ese partido porque estaba separado de los planteles por un presunto caso de soborno.

La verdad que fui a ver un partido de fútbol, pero lo único que vi fue una máquina de jugar al fútbol que se llamaba Garrincha[1], cuando entraron los equipos era el que más llamaba la atención, sí, la llamaba porque ese tipo no podía estar ahí, tenía unas piernas rarísimas, parecía que no podría correr y menos jugar al fútbol.

En el primer tiempo lo único que pasó fue que le llegó una pelota en el ángulo del área grande por el lado de afuera, la paró, levantó la cabeza, miró y después pateó, pegó en el horizontal, no sé si ahora con el tiempo que se tomó tendría oportunidad de patearla. Pero en el segundo tiempo se inspiró, fue algo maravilloso, nunca vi nada igual en mi larga trayectoria de aficionado al fútbol, parecía que sus zapatos tenían un imán que atraía la pelota y el movimiento de sus piernas torcidas desconcertaba a los rivales, cuando picaba parecía que tenía un turbo y frenaba como si tuviera ABS, era imprevisible, él solo enloqueció a todo el equipo de Flamengo, el partido terminó tres a cero y pudieron ser muchos más.

Al otro día el titular de media página de un matutino carioca fue “GARRINCHA VOLTO DAR SHOW NO MARACANA”, con mayúscula y en negrita.

Sin duda era “La alegría del Pueblo”.

 


[1]  Manuel Francisco dos Santos. Recibió el sobrenombre de Garrincha por uno de sus hermanos. Garrincha es el nombre de un pájaro que vive en las selvas del Mato Grosso, en Brasil. Dicha ave es fea, pero al mismo tiempo increíblemente veloz y torpe, por lo que suele ser cazada con mucha facilidad. Mané se ganó aquel nombre porque sus hermanos consideraban que era libre, puro y feo, como aquel pájaro. Garrincha era zambo, tenía los pies girados 80 grados hacia adentro. Su pierna derecha era 6 cm más larga que la otra; además, tenía la columna vertebral torcida, y sus problemas se agravaron por una severa poliomielitis. De pequeño lo operaron para curarle la anormalidad de las piernas, pero no quedó bien, y esas mismas piernas le sirvieron para confundir a sus rivales, amagando jugar para un lado e irse para el otro. (Fuente Wikipedia). Cuando asistí al partido no sabía las penurias que había pasado por sus piernas.

Tuvo una vida desordenada, se escapaba de las concentraciones, era alcohólico y mujeriego, pero de eso no vale la pena hablar.

tags: , , , , | categories: Opinión | Comentarios desactivados en GARRINCHA, A ALEGRIA DO POVO