Archive for the ‘BIOLOGÍA’ Category

¿EPIDEMIA?

Noviembre 1st, 2012

Hace unos años aparecieron en mis piernas una manchas rojas que me producían comezón, como ésta no era continua ni muy molesta y las manchas aparecían y desaparecían, no me preocupé mucho, pero en oportunidad de ir a una consulta médica por otro motivo, le pregunté al doctor por esas manchas, me pidió que se las mostrara y cuando lo hice, desde donde estaba, sin acercarse, las miró medio de reojo y rápidamente me recetó un medicamento y me dijo “Le receto dos pomos por las dudas”, me sorprendió la rapidez con la que hizo el diagnóstico y sin siquiera mirar en detalle qué era lo que yo tenía.

Pero más me sorprendí cuando fui a buscar el medicamento, el lugar donde éstos se retiran tiene un mostrador como el de un bar en el cual el dependiente se encuentra ubicado entre éste y unas estanterías que contienen remedios, cuando le presenté la receta al funcionario que me atendió, sin mirar ni darse vuelta, de la estantería que tenía detrás, que estaba llena de cajitas iguales, tomó dos y me las entregó.

Ahí me di cuenta porqué el doctor me hizo un diagnóstico casi por instrumentos: todo el mundo tenía picazón en las piernas o en alguna otra parte del cuerpo, si no ¿Por qué había tanto remedio en las estanterías y por qué el médico, mirando de lejos y casi de reojo, supo lo que yo tenía?

Traigo a colación estos recuerdos a raíz de un artículo periodístico que comentaba el Informe anual de 2007 de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y que tiene que ver con lo que relaté más arriba, en efecto, en el informe se advierte “Sería extremadamente ingenuo y complaciente asumir que no habrá otra enfermedad como el sida, otro ébola u otro SARS[1], tarde o temprano” y más adelante “desde la década de mil novecientos setenta han sido identificadas nuevas amenazas en una “tasa sin precedentes” de una o más cada año, lo que significa que hoy existen cerca de 40 enfermedades que eran desconocidas una generación atrás[2]y  advierte “la duda sobre una pandemia a partir de este virus o de otro virus de gripe aviar es un problema de cuándo ocurrirá, no de si ocurrirá[3]. Aunque el informe no lo menciona no se debe descartar que las mutaciones puedan ser inducidas artificialmente.

También destaca el citado informe de la OMS que las velocidades de propagación de las enfermedades, con millones de viajeros volando diariamente a los más recónditos lugares, han aumentado de forma dramática y que, con el proceso de globalización, por más lejos que aparezca el brote de una nueva enfermedad, ningún rincón del planeta está libre de que ésta llegue en pocos días u horas.

Resumiendo, según la OMS, existe la posibilidad de la aparición de nuevos virus que puedan llegar a provocar la propagación de enfermedades mortales a escala planetaria casi instantáneamente, esto no es una novedad, ni se necesita ser experto ni consultor internacional para saber que puede suceder, hay libros y películas que han incursionado en este tema y también es cierto que las posibilidades que eso suceda quizá sean del mismo orden que las de ser atropellado por un auto, o sea que no hay que dramatizar tanto, pero al igual que cuando uno cruza la calle, aunque la posibilidad de ser atropellado por un auto sea muy baja, uno mira para los dos lados, el hecho que se pueda producir una epidemia es un aspecto que no debe descuidarse.

Pero hay algo que el informe no considera: las grandes concentraciones urbanas que se desarrollaron masivamente a partir del siglo XX, muchas veces con precarias condiciones sanitarias fundamentalmente en los países subdesarrollados, y si a ello le agregamos los desarrollos de nuevos materiales y compuestos cuyas influencias y efectos sobre la salud no se conocen con exactitud, pueden provocar pequeñas alteraciones en los sistemas inmunológicos que hagan a los individuos vulnerables a agentes patógenos que, en condiciones normales serían neutralizados. Esto podría ser una causa que, en grandes concentraciones urbanas, llegue a ocasionar epidemias o pandemias, quizás con mayores probabilidades de que sucedan las destacadas por la OMS.

Lo relatado al principio de este artículo, sobre las manchas rojas en mis piernas, si bien no era patología como para preocupar, quizá podría definirse como una epidemia que bien pudo haberse generado por baja de defensas debido a un agente externo que afectó a buena parte de la población, y también pudo o podría haber tenido consecuencias graves y quizá hubiera merecido algún tipo de investigación.

 

 

 

 


[1]  Síndrome respiratorio agudo y severo, la sigla es en inglés.

[2]  En realidad no está claro si las enfermedades eran desconocidas porque no se disponía del conocimiento o la tecnología para diagnosticarlas o si son nuevas enfermedades a consecuencia de mutaciones, pero dentro del contexto del informe parece razonable pensar que se refiere nuevas enfermedades a causa de mutaciones.

[3]  Este informe es anterior a la pandemia de la gripe porcina.

tags: , , , , , | categories: BIOLOGÍA, Medio ambiente | Comentarios desactivados en ¿EPIDEMIA?

LA EXTINCIÓN DE LOS DINOSAURIOS

Marzo 8th, 2010

 

La película “Parque Jurásico” utilizó la atracción que ejercen los dinosaurios sobre el público y creó una verdadera dinosauriomanía, aparecieron juguetes, documentales, merchandising, artículos periodísticos y científicos sobre ellos, en fin, los dinosaurios se pusieron aun más de moda de lo que siempre estuvieron.

La razón por la cual esas voluminosas bestias antediluvianas despiertan tanto interés es, sin duda, el asombro que causa a mucha gente el hecho que seres de semejante tamaño hayan desaparecido del planeta, es impensable que seres con todas las posibilidades de imponerse por la fuerza a sus adversarios puedan extinguirse. La verdad es que eso de lo del tamaño y la fuerza es una mentalidad machista y autoritaria y no hay nada más alejado de la realidad, hasta podría decirse que una de las causas de la extinción fue que eran demasiado grandes.

En realidad la circunstancia de la desaparición de especies no debería ser motivo para llamar tanto la atención porque ha venido sucediendo desde el principio mismo de la vida, incluso se reconocen varias extinciones masivas[1] en las cuales un elevado porcentaje de especies desaparecieron en un lapso geológico relativamente breve, pero como tenían menos marketing publicitario que los dinosaurios y pasaban más desapercibidas, pasaron al olvido sin pena ni gloria, es más, en la última extinción masiva, en la cual desaparecieron los dinosaurios, junto con ellos desaparecieron también muchas otras especies de menor porte y también vegetales.

Los dinosaurios hicieron su aparición sobre el planeta hace apenas unos dos cientos millones de años y desaparecieron abruptamente hace unos sesenta y cinco millones de años, en realidad un lapso relativamente breve en la historia de la vida sobre la Tierra. Existen infinidad de teorías que pretenden explicar la desaparición de los dinosaurios, algunas serias, otras disparatadas, también ha sido la causa de algunos comentarios humorísticos “La era de los dinosaurios ya había durado demasiado y fue una equivocación desde el principio” o “Al ver tal cantidad de posibilidades fantásticas de extinción, uno se pregunta ¿Cómo se las arreglaron para sobrevivir tanto tiempo?”

Entre las tantas teorías sobre la extinción, las hay de todo tipo, como por ejemplo, que los huevos de los dinosaurios tenían la cáscara muy gruesa (por incorporación de demasiado calcio en la dieta) lo que impedía que la cría la pudiera romper, también hay otra que dice que las cáscaras eran demasiado finas (por falta de calcio en la dieta) y el huevo se rompía (ninguna de las dos explica porqué simultáneamente también desaparecieron otras especies), también hay quienes sostienen que murieron por estreñimiento: el Dr. Fritz Kahn dice “Los helechos contienen aceite laxante y con las pteridofitas[2] perdió la raza de gigantes su purgante habitual. Los grandes señores se volvieron gruñones, reacios a luchar y a amar, y así perecieron vergonzosamente de estreñimiento”. Todas estas hipótesis se pueden leer en internet en un artículo titulado “45 hipótesis acerca de la extinción de los dinosaurios”. Recientemente, el ocho de enero de dos mil ocho, en el diario “El Mundo” de Madrid, en un artículo titulado “Los insectos acabaron con los dinosaurios”, se puede leer la que sería la cuadragésima sexta causa de la extinción, elaborada por los paleontólogos estadounidenses de la Universidad de Oregón, George y Roberta Poinar[3] en su libro “¿Qué sacó de quicio a los dinosaurios? Insectos, enfermedades y muerte en el Cretácico”.

Aunque parezca una perogrullada, vale la pena recalcarlo, es fácil de imaginar que una de las principales dificultades para saber qué fue lo que le sucedió a los dinosaurios es que los hechos ocurrieron hace más sesenta y cinco millones de años, la verdad que casi parece magia que se sepa algo de lo sucedido hace tanto tiempo y que se le pueda poner fecha con alguna precisión, esta es, a mi juicio, una de las principales causas que no haya consenso generalizado sobre lo que pasó. Este es un aspecto sobre el cual casi no se habla, pero sesenta y cinco millones de años es mucho, pero mucho, tiempo, encontrar fósiles y determinar que pertenecieron a esa época parece casi un milagro y saber que desde hace sesenta y cuatro millones de años no se encuentran dinosaurios es casi magia, claro que todo esto da para que aparezcan charlatanes de todo calibre.

La hipótesis más aceptada de la causa que provocó la extinción de los dinosaurios es la de la colisión de un asteroide con la Tierra, que originó una nube compuesta de vapor de agua, humo y diversos componentes que se extendió por todo el planeta impidiendo el paso de los rayos solares por un período que pudo ser de varios meses, lo cual provocó un prolongado descenso en la temperatura (un “invierno nuclear” natural), reduciendo significativamente la actividad fotosintética y con ello dificultando la supervivencia de los herbívoros y la de sus predadores, dicho de una manera simplificada, porque el  proceso es bastante más complejo que lo descrito[4].

En la península de Yucatán y parte del golfo de México se ha detectado un enorme cráter, el cráter de Chixulub, resultado del impacto de un meteorito de unos diez kilómetros de diámetro que habría sucedido por la época de la extinción de los dinosaurios y que según modelos teóricos habría sido suficiente como para causar un “invierno nuclear”. Sin embargo existen registros de impactos de otros grandes meteoritos que aparentemente no causaron extinciones masivas, como el cráter de Manicouagan en Canadá o el de Popigai en Siberia. También hay quienes sostienen que lo que provocó el “invierno nuclear” no fue la colisión con un meteorito, sino una gran erupción o grandes erupciones.

Por otra parte algunos científicos afirman que hacía mucho tiempo que las especies de los dinosaurios venían declinando porque el clima del planeta se estaba templando como consecuencia de los cambios de la circulación atmosférica y marítimas causados por la deriva de los continentes, que provocaban un lento pero inexorable cambio climático que llevaba a que el planeta fuera más templado y por lo tanto disminuyera la actividad fotosintética y, concomitantemente, la producción de alimentos, o sea que el destino de los dinosaurios, según los que sostienen estas hipótesis, estaría sellado sin necesidad de un cataclismo apocalíptico como la colisión con un meteorito o erupciones volcánicas. O quizá no se extinguieron y evolucionaron rápidamente hacia otras especies más adaptables.

Lo más probable es que, como siempre sucede, no haya una única causa que explique la desaparición de los dinosaurios, conjuntamente con un buen número de otras especies animales y vegetales, algunos de ellos de no tan gran porte, sino que haya sido la concurrencia de varios eventos más o menos contemporáneos, pero lo que sí es seguro es que todavía será motivo de discusión por varias décadas.

Vale la pena destacar, una vez más, que la extinción masiva que eliminó a los dinosaurios comprendió también a reptiles de menor tamaño e incluso seres unicelulares, o sea que el tamaño no fue única la razón por la cual se extinguieron varias especies en esa época. De todas maneras, aunque sesenta y cinco millones de años, a escala de tiempo de la evolución de las especies no es tanto tiempo, la naturaleza no ha hecho más experimentos con seres de ese tamaño después de su desaparición.

Steven Spielberg, que en “Parque Jurásico[5] no tuvo muchas preocupaciones sobre cuáles fueron las causas de la extinción de los enormes saurios, incorporó en la película un elemento sumamente perturbador, que avivó la imaginación de mucha gente debido a sus implicancias: la posibilidad de obtener ejemplares de especies desaparecidas a partir de genes conservados de alguna manera, en ese caso en ámbar.

Admitiendo que el progreso de la ciencia haga posible reproducciones de los desaparecidos dinosaurios habría que preguntarse si realmente éstos tendrían posibilidades de sobrevivir en el mundo actual y si toda la fantasía de la película (de esa y de muchas más que tratan sobre dinosaurios) podría volverse realidad.

La respuesta a esta duda se encuentra, obviamente, en el plano de las hipótesis, pero es claro que, en la actualidad, en el único lugar que eventualmente podrían sobrevivir sería en las selvas tropicales, porque serían los únicos lugares capaces de suministrarles alimentos en cantidad suficiente, además de una temperatura más adecuada.

Pero hay un hecho, que no es menor, que no debe ignorarse y es que estaban adaptados a un entorno con clima diferente, con duraciones de días más cortas y conviviendo con una flora y fauna que ya no existen, si se los ubicara en la actualidad, además de encontrarse en un ecosistema muy distinto, se verían obligados a competir con seres vivos con sesenta y cinco millones de años más de evolución y adaptados a las actuales circunstancias, además de tener que enfrentar los nuevos virus y bacterias.

Los dinosaurios tenían cerebros que no eran tan pequeños y, según parece, la relación entre el tamaño del cerebro y el peso del cuerpo fue creciendo a través del tiempo o sea que también fue en aumento la coordinación de movimientos. Algunas de estas especies eran bípedas, lo cual significa un sistema nervioso capaz de controlar a alta velocidad la coordinación muscular para el mantenimiento del equilibrio de enormes masas musculares, o sea que no eran unos seres tan primitivos, sino el resultado de una evolución muy sofisticada, incluso los grandes dinosaurios, para su tamaño, debieron estar dotados de una agilidad extraordinaria, sorprendente para sus dimensiones.

Pero aun suponiendo que tuvieran una buena capacidad de movimiento y una inteligencia similar, e incluso superior, a la de algunas especies actuales, si se pudieran obtener ejemplares vivos, como en “Parque Jurásico”, la discontinuidad sobre el planeta de sesenta y cinco millones de años los haría seguramente inviables hoy, porque seguramente no podrían adaptarse al entorno actual, fundamentalmente porque sus sistema inmunológico no sería capaz de contrarrestar las nuevas cepas de gérmenes patógenos.

 


[1]  Se reconocen cinco extinciones masivas de vida sobe la Tierra y, aparentemente, con el desarrollo de la civilización estaríamos en puertas de un sexta.

[2]  Se dice de las plantas criptógamas de generación alternante bien manifiesta; p. ej., los helechos.

[3]  Los Poinar son especialistas en el estudio de los insectos atrapados en el ámbar, algunos de ellos aún conservan la sangre que le extrajeron a los animales que picaron así como los microorganismos que causan algunas enfermedades transmisibles con las picaduras. Los insectos, según los Poinar, además de causar muerte y enfermedades a los dinosaurios, también favorecieron la expansión de plantas con flores en detrimento de las gimnospermas, que eran el principal alimento de los dinosaurios (aquí hay una contradicción con el Dr. Kahn que dice que el principal alimento eran las pteridofitas), pero a mí no me importa mucho.

 

[4]  Conviene recalcar que el problema de la extinción no fue tanto el frío, sino que los rayos solares no llegaban a la superficie del planeta y de esa manera no se producía actividad fotosintética y por lo tanto no se producían alimentos suficientes, según parece algunos dinosaurios mantenían una temperatura constante que les permitía independizarse de cierta manera del clima, por lo cual el frío no sería la causa de su desaparición, sino la dificultad de conseguir alimento.

 

[5]  Creo que merece un comentario lo del título del film, los dinosaurios desaparecieron a finales del Cretácico, en el Jurásico todavía estaban en su esplendor.

tags: , , , , , | categories: BIOLOGÍA | Comentarios desactivados en LA EXTINCIÓN DE LOS DINOSAURIOS

EVOLUCIÓN

Enero 10th, 2010

Desde la aparición de la vida sobre la Tierra, ha evolucionado constantemente, generando especies cada vez más complejas, eficientes y con nuevas habilidades. Ya desde sus principios la vida adoptó las más variadas estrategias de supervivencia y se adaptó para aprovechar las nuevas oportunidades que brindaban los azares de la naturaleza.

Un hito importante en la evolución fue la aparición de la actividad fotosintética, es decir seres vivos con un metabolismo que, utilizando la energía del sol, eran capaces de procesar dióxido de carbono y agua para producir materia orgánica, liberando oxígeno que hasta ese entonces no se encontrabaen la atmósfera de la Tierra como oxígeno libre. Hasta ese momento toda la actividad vital era anaerobia, pero la aparición de la fotosíntesis produjo cantidades tales de oxígeno libre que fue “contaminando” la atmósfera de modo de permitir la aparición de individuos que, para sus procesos vitales, podían utilizar directamente el oxígeno libre producido por la actividad fotosintética, de esta manera surgieron seres que no precisaban procesar materia para obtener oxígeno, lo obtenían en estado puro directamente de la atmósfera, con lo cual aumentó dramáticamente la capacidad de producir energía y les permitió hacer cosas que en condiciones anaeróbicas no hubieran podido hacer o les hubiera demandado muchísimo más tiempo, las velocidades de traslado aumentaron significativamente, la potencia de las nuevas especies fue sensiblemente superior, la movilidad aumentó hasta límites asombrosos como el vuelo de las aves.

Mientras la atmósfera iba aumentando su contenido de oxígeno, nuevas estrategias experimentadas por los seres vivos iban demostrando su eficacia, una de ellas fue la cooperación entre especies, que permitió el paso de los seres unicelulares a los pluricelulares, que tenían mayor eficiencia en el aprovechamiento energético al posibilitar la especialización de las funciones.

También hubo otra estrategia que tuvo un impacto dramático en la evolución de las especies: la aparición de la reproducción sexuada, pero no solamente por sus implicancias en cuanto a la diversidad genética, sino, y tan importante como eso, fue que hasta ese entonces los individuos podían perfectamente vivir y dejar descendencia sin relacionarse con otros de su propia especie, pero a partir de ese momento, inevitablemente, quedaron obligados, si querían perpetrar la especie, a tener algún tipo de contacto por lo menos con un individuo de su especie del otro sexo, esto llevó a cambios de conducta que en algunos casos condujo a la formación de grupos de individuos de la misma especie y al desarrollo de cooperación y actividad social, especialmente las que tienen mayor movilidad. Es claro que este tipo de cooperación fue diferente a la que condujo a la aparición de los seres pluricelulares, porque es entre individuos de la misma especie que tienen básicamente las mismas habilidades.

La reproducción sexuada tuvo otra consecuencia importante, como los individuos debían encontrarse, desarrollaron diversas estrategias para la detección rápida de la pareja, ya a través de colores, olores, movimientos, sonidos, etc. lo que llevó al desarrollo de la comunicación que se comenzó a utilizarla con otros objetivos, por ejemplo, las abejas se comunican moviéndose de determinada manera para indicar si hay alimentos cerca o lejos, algunos animales emiten diferentes sonidos para indicar la ocurrencia de determinadas situaciones, la más compleja y eficiente de las comunicaciones que se ha desarrollado es el lenguaje humano, que permite, además de dar  una cantidad de avisos de diversa índole, la transmisión de experiencias y conceptos.

Estas circunstancias mencionadas anteriormente, la aparición de seres pluricelulares, la actividad fotosintética y la reproducción sexuada, permitieron la evolución de las especies hacia formas más complejas y eficientes.

Pero la evolución no se detuvo ahí y apareció una nueva y exitosa facultad: la inteligencia, que suministró a quienes la poseían una poderosa herramienta de supervivencia, fue algo diferente a todo lo conocido hasta ese momento, el impacto de la aparición de la inteligencia en la evolución fue, seguramente, muy superior y más fulminante que las causas que provocaron las extinciones masivas de especies a lo largo de la turbulenta evolución de la vida, tanto que permitió lanzar la vida fuera del planeta en una nueva experiencia de la evolución, pero ésta no se detendrá y los azares de la naturaleza, conjuntamente con la ciencia y la tecnología, crearán nuevas habilidades, difíciles de imaginar, que agregadas a las ya desarrolladas, permitirán a los seres vivos, no necesariamente a los humanos, mejores condiciones de supervivencia y posibilitar su expansión por todo el Universo.

Aunque es posible que virus o bacterias terrestres polizontes en alguna misión a la Luna, Marte o algún otro ignoto destino ya hayan comenzado esa tarea, evolucionando en otros medios con otras exigencias y desarrollando nuevas estrategias de supervivencia adaptadas a los nuevos ambientes.

Se autoriza reproducción total o parcial de este artículo indicando la fuente