SEGURIDAD VIAL 01

Escuchando a quienes tienen, o pretenden tener alguna responsabilidad en lo referente a la seguridad en el tránsito,  la conclusión a la que se llega es que hay muchos accidentes porque hay poca educación vial y la solución es enseñar a niños, adultos y ancianos y, si fuera posible, también a los perros,  matungos y demás bichos sueltos que andan por calles y rutas.

En esto hay demasiada gente que piensa lo mismo, es decir, que nadie piensa nada, parecen Mujica diciendo “educación, educación y educación”. No voy a negar que la Educación Vial es un instrumento muy útil para la prevención de accidentes, pero es claro que al igual que en la vida, donde no todo se resuelve con educación, en materia de tránsito hay múltiples factores ajenos a la Educación Vial que inciden en que haya un elevado número de accidentes de tránsito. Los resultados son una muestra clara que las medidas que se están adoptando para disminuir los accidentes de tránsito, atacando el problema mejorando la Educación Vial, no tienen los efectos esperados, y no los tienen porque son medidas que no contemplan el problema de una manera integral.

Un ejemplo claro que la Educación Vial no sirve para todo, son las bicicletas que andan contra flecha, o las motos que circulan por las veredas, saben muy bien que no deben hacerlo y nadie va a pensar que enseñándoles que tienen que circular en el sentido del tránsito y sobre la calzada y no sobre la acera, van a evitar que sigan haciéndolo. El problema es otro. En todo esto hay sin duda un gran problema de falta de responsabilidad social[1] de parte de quienes, de alguna manera, intervenimos en el tránsito, que seguramente es causante de un elevado porcentaje de los accidentes y quizá mayor que el de la falta de educación vial.

Un aspecto que generalmente es ignorado, que es al que me voy a referir fundamentalmente en este trabajo, es el de la Ingeniería de Tránsito. Una buena Ingeniería de Tránsito es una logística que contribuye a evitar accidentes, un ejemplo: la obligación de hacer ochavas en las esquinas es incorporar un elemento al diseño vial que mejora la seguridad del tránsito[2]. Hay que reconocer que la realización de un proyecto vial requiere de diseño que debe tener en cuenta aspectos de seguridad, tanto para rutas, calles, caminos y obras de arte[3], por ejemplo: visibilidad, dimensiones adecuadas, drenaje correcto, señalización, etc.

Pero la Ingeniería Vial no es sólo diseño de vías de circulación, también es confeccionar la reglamentación del uso de estas vías, quiénes pueden utilizarlas y en qué condiciones, a qué velocidad, qué tipo de vehículo puede circular, etc., etc. y también el tipo de sanción para quienes no respeten las reglamentaciones, quiénes y cómo las aplican, etc., etc. Por ejemplo: la obligación de llevar encendidas las luces es una medida que, sin duda, ha evitado muchos accidentes[4], otra medida de Ingeniería de Tránsito que ha evitado muchos accidentes fue la adoptada hace varios años por la Intendencia de Montevideo, cambiando las flechas de las Calles Río Negro y Paraguay, antes para entrar al centro, quienes venían por la Rambla debían tomar Río Negro, por lo cual debían toparse con el tránsito de salida del Centro que lo hacía Por Paraguay, ahora para ir al Centro se toma por Paraguay y no se enfrenta al tránsito de salida, lo mismo pasa con quienes salen del Centro, no se cruzan con los que entran.

Otro aspecto de la Ingeniería de Tránsito que se encara de una forma, yo diría demagógica, es el de los vehículos viejos, el costo de la patente se determina por el aforo, o sea que cuanto más viejo es el vehículo, menos se le cobra hasta que al final no se le cobra nada. Creo que esto es una aberración, cuando un vehículo tiene más de diez años difícilmente esté cien por ciento en condiciones adecuadas, pero si tiene veinte o más, sin duda que más del noventa por ciento de esos vehículos no están en condiciones de circular y constituyen más un peligro que un medio de transporte, además de consumos elevados y producción de alta contaminación ya sea por lo obsoleto del diseño de sus motores, como por estar fuera de punto, además tienen mala visibilidad, sus frenos no tienen la eficiencia de los actuales, sus luces casi ni se ven, circulan sin seguro, por lo que los daños a terceros no los pagan los propietarios, etc., etc. Sería interesante hacer una estadística de la incidencia de vehículos obsoletos en accidentes de tránsito (mi visión es que intervienen en un porcentaje de accidentes mucho mayor que su porcentaje del parque automotor). Además mantener un vehículo viejo en condiciones se vuelve caro, los repuestos son difíciles de conseguir y cuanto más viejo son, más caros los cobran, si es que se encuentran, lo más común es que se termine haciendo un injerto casero de dudosos resultados. En realidad debería considerarse que mantener vehículos antiguos en condiciones de circular es un lujo, por lo tanto las patentes deberían aumentar a partir de determinada antigüedad, hasta que sólo un potentado pueda tener un vehículo antiguo. Una medida para disminuir en número de vehículos de muchos años podría ser hacer algo similar a lo que se hizo en España y Argentina (no sé si en otro país se hizo eso), que el gobierno los canjeara por nuevos vehículos de baja cilindrada sin cobrar impuestos, lo malo de eso es que, en ambos casos, los gobiernos que promovieron esa medida (El Partido Socialista Obrero Español con Rodríguez Zapatero a la cabeza y el peronismo con Menen en Argentina) terminaron sus respectivos mandatos con más del 25% de desocupación.

Creo interesante transcribir declaraciones del Presidente de Unasev  (Unidad Nacional de Seguridad Vial), publicadas en el diario “El País” el día treinta y uno de Julio de dos mil trece en un artículo titulado Unasev pide a Intendentes que cumplan ley de tránsito, aunque no tenga nada que ver con la Ingeniería de tránsito , “Una ley es de aplicación nacional y las autoridades municipales tienen por Constitución que aplicar las leyes. No es admisible que desde la autoridad departamental se diga que no se va aplicar la ley. En ese sentido tratamos también de convencer tanto a Besozzi  (Intendente de Soriano) como a Botana (intendente de Cerro Largo) y a la población que nos ayude a que los intendentes se den cuenta que por aplicar la ley no pierden votos“. Es verdaderamente increíble que autoridades nacionales hagan manifestaciones de este tenor en público, es la aceptación de que, nada menos que autoridades electas por el pueblo no cumplan con la ley, y para peor dice que no cumplen con la ley por miedo a perder votos, y en vez de denunciarlo ante la justicia por apología del delito (o algún otro delito, hay tantas leyes que algún delito se les podrá tipificar) y mandarlos a la cárcel que sería lo que corresponde, admite esa conducta y pide a la población que los ayude a cambiarla, creo el Presidente de Unasev tiene conceptos que muestran que no está a la altura del cargo que desempeña pues  tiene la responsabilidad, la obligación y autoridad, no sólo para que los motociclistas acaten la Ley de Tránsito, sino para que quienes tienen que hacerla cumplir, efectivamente la hagan cumplir

Rebobinando, reducir los accidentes de tránsito es un problema complejo en el que intervienen múltiples factores, y pretender reducirlo a mejorar la Educación Vial es una simplificación muy grosera que no conduce a resultados aceptables. Creo que en ese aspecto las autoridades han equivocado su estrategia y debería ser el momento de enfocar la problemática de tránsito más profesionalmente con enfoques menos voluntaristas y más modernos.

 

[1]  Un ejemplo claro de la falta de responsabilidad social es el no uso del casco por los motociclistas, el conducir sin casco no sólo puede significar el sobrevivir a un accidente, que puede que al conductor de la moto no le importe mucho, pero a quien lo atropelló sí que le importa porque puede significar que quede en libertad y no que vaya a la cárcel. 

[2]  Claro está que si, como hacen en Montevideo, le ponen contenedores de basura en las esquinas eliminando la visual que brinda la ochava, no hay diseño de Ingeniería Vial que sirva para mucho, lo que muestra que el enfoque de la Seguridad Vial debe hacerse de forma integral.

[3]  En Ingeniería Vial se llama obra de arte a puentes, alcantarillas, túneles, etc.

[4]  En esto creo pertinente hacer un comentario, en realidad lo que se pretende es que los vehículos sean más visibles y encender las luces es una forma que se los pueda detectar mejor, lo mismo sucede con el uso de chalecos reflectivos o cintas reflectivas a los motociclistas, pero resulta que aquí las cosas son más complicadas, en efecto: una hermandad de motociclistas protestó la medida porque esos elementos van encima de su uniforme y eso les hace perder imagen o personalidad (o algo de eso), pero resulta que su uniforme es de color negro, justamente el color más peligroso para circular en moto. En realidad ambas partes tienen algo de razón porque la cinta o el chaleco no son las únicas soluciones al problema de la visibilidad del motociclista, además no se estableció ninguna norma respecto sobre su superficie, luminiscencia, etc., da lo mismo un chaleco finlandés que una cinta reflectiva de Zimbabwe, por otra parte la ley pretende que los motociclistas sean más visibles, por lo cual no debería permitir circular motociclistas vestidos de negro, se podría llegar a una solución intermedia en la cual los señores de la hermandad mantengan sus uniformes negros pero con elementos reflectivos que deban cumplir con determinadas exigencias en cuanto a la visibilidad, eso es posible porque tienen unos letreros en la espalda a los que se les podría poner elementos reflectivos.

Tags: , , , , , ,

Comments are closed.